ENGLISH
Agendar una cita

En los últimos meses hemos visto titulares de periódicos decir "Ya es demasiado tarde para frenar el cambio climático", y esto pareciera que lejos de preocuparnos nos da un permiso para “ya no hacer más por el futuro del planeta, ya es tarde”.

La realidad es que no, no es tarde. Según diversos estudios científicos - basados en modelos matemáticos -, hay varios puntos de “no retorno”, y algunos datan desde 1960. Sin embargo, aún hay posibilidades de hacer una modificación a nuestros hábitos de consumo, transporte y producción. Y con ello evitar o por lo menos contrarrestar muchos de los problemas que una crisis climática como la que se avecina podría traer.

Lo que sí sabemos con certeza es que los próximos diez años serán cruciales. Debemos detener definitivamente las emisiones de gases de efecto invernadero al ambiente. Pero no solo eso, debemos eliminar otras 33 gigatoneladas de dióxido de carbono ya presentes en el medio ambiente.

Frenar el calentamiento global es como parar un camión sin frenos. Aunque en motor se pare, seguirá avanzando un tiempo por inercia. «Por eso hay que recortar emisiones cuanto antes. No podemos relajarnos cuando decimos que hay que reducir a la mitad la emisión de CO2 para 2030.

Es decir, no se trata de solamente parar, se trata de remediar y rehabilitar lo que ya hemos destruido. La labor para el futuro del planeta no es solamente de un día, o de las personas en casa, depende de lo que las empresas y los gobiernos también contribuyan.

Necesitamos un cambio de mentalidad, deberemos inculcar educación ambiental a las futuras generaciones. Nuestras acciones necesitan que pongamos el futuro del planeta primero. No es tarde, nunca es demasiado tarde para evitar el cambio climático, lo importante es que pongamos en marcha nuestras acciones YA.


Te recomiendo algunas de estas lecturas para saber más de qué sucede con la Crisis Climática, cuales son los futuros y que acciones se necesitan:

https://www.climaterra.org/post/es-demasiado-tarde-para-detener-el-cambio-clim%C3%A1tico
https://diarioresponsable.com/noticias/28791-no-es-demasiado-tarde-para-detener-el-cambio-climatico
https://www.newtral.es/tarde-detener-calentamiento-global/20201112/

Si pudieras someter a tu empresa, a una exhaustiva revisión, auditoría o radiografía que pudiera diagnosticar tu estatus sostenible, o mejor aún que dijera qué oportunidades tienes de sostenibilidad empresarial, ¿lo harías?

La presión social, ambiental y empresarial en la actualidad, obliga a los empresarios y emprendedores a buscar soluciones y opciones sostenibles para continuar sus operaciones. Sin embargo, y aunque la tendencia global es incorporar a las ESG y las Metas de Desarrollo Sostenibles propuestas por la ONU en el que hacer cotidiano de la empresa, el camino a la sostenibilidad empresarial, es otro.

En México, aun cuando el panorama gubernamental pareciera opuesto, las leyes y los tratados con los que cuenta el país, dejan abierta la puerta para que inversionistas locales y extranjeros que están interesados en proyectos verdes, puedan invertir en empresas con propuesta sostenible, que vayan más allá de simplemente utilizar energía limpia o un buen manejo de residuos.

A continuación te cito algunas ideas para emprender el camino a la sostenibilidad empresarial, por las que puedes partir a analizar tu empresa, y que una vez alineadas a la filosofía ESG, es factible iniciar el camino a la sostenibilidad.

Mejorar las condiciones de las personas que trabajan con nosotros

Si bien es cierto que México cuenta con una de las mejores propuestas de ley del trabajo, muchas de las empresas trabajan con el “mínimo”. Ofrecer mejores condiciones de trabajo, un pago verdaderamente justo, mejorar el ambiente laboral, diversidad e inclusión hacen que la relación que se establece con quienes trabajan con nosotros sea duradera, de confianza y por ende mucho más productiva, laboral y emocionalmente.

Participación en la creación de un mejor medio ambiente en la comunidad

sostenibilidad empresarial

Muchas empresas se preocupan por lo “visible” en lo que respecta al medio ambiente. Se proponen espacios arbolados, cuidan jardineras frente a sus edificios y reciclan la basura. Estas son buenas acciones, que pueden ser acompañadas de soluciones integrales para la comunidad y no solo para los espacios que los rodean. Se puede generar mayor impacto uniéndose a campañas o brigadas activistas mayores, como sembrar árboles en toda la ciudad, o mejorar el ambiente en zonas marginales.

Transparencia corporativa

Por alguna razón existe un gran hermetismo cuando se trata sobre el manejo de la empresa. La pandemia y como algunas empresas, que parecían sólidas, llegaron a la quiebra, probaron que este misticismo alrededor de la situación financiera y corporativa, causa gran incertidumbre en sus empleados. La transparencia permite que se conozca la situación y como conjunto se tomen decisiones para surcar los imprevistos.

Equidad Remunerativa y Entendimiento de la Remuneración

sostenibilidad empresarial

Otro apartado oscuro en el gobierno corporativo de una empresa es el asunto de los sueldos. Es incluso considerado políticamente incorrecto hablar de “cuánto se gana”. Cuando un empleado compara su sueldo y sus labores con lo que gana y hace otro, puede llegar a estar inconforme. El pago equivalente y el entendimiento de los niveles de remuneración permite que los empleados encuentren un valor en su trabajo, y quieran superarse para encontrar un mejor puesto.


Estudiar y conocer el impacto social, ecológico y el gobierno corporativo de tu propia empresa, te abrirá el abanico de posibilidades a la hora de planear un futuro financiero verde. ¿Qué otros rubros pueden tener proyectos de mejora sostenible en una empresa? Cuéntanos en redes sociales qué acciones emprender para encontrar el camino a la sostenibilidad empresarial Instagram, Twitter o LinkedIn.

Uno de los términos financieros que se encuentra más de moda en la actualidad es el “bono verde”, ¿pero qué son y para qué sirven?

Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas. Son activos líquidos y de ingreso fijo que se utilizan específicamente para financiar proyectos sustentables. Es decir, que contribuyan a conseguir el cumplimiento de dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles convenidos por la ONU, el número 7 (energía asequible y no contaminante) y el número 13 (acción por el clima).

El primer bono verde fue emitido en 2007 por el Banco Mundial. Desde entonces atrajo a inversionistas que estaban interesados en desarrollos verdes, ya que su retorno de inversión es bueno, y tienen un rendimiento positivo, no solo económico si no también social.

El mercado de los bonos verdes está creciendo aceleradamente. Lo que ha ayudado a cambiar la manera de invertir y las expectativas de los inversionistas. Beneficia tanto a grandes como pequeños inversionistas, ya que es una forma más segura de invertir el dinero, y apoyar programas que benefician al medio ambiente.

Existen varios tipos de bonos verdes, los climáticos, los mixtos (diversos destinos), los de transporte, para edificación, para energías renovables (en general), y los específicos para energía eólica, solar o geotérmica.

Bonos Verdes en Latinoamérica

En América Latina es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien diseña y desarrolla estrategias de incentivo para apoyar proyectos con bonos verdes. Actualmente se encuentran en Perú, Colombia, Argentina, Brasil, México y Ecuador.

Los planes que BID apoya en México principalmente son fideicomisos para agricultura junto a FIRA (Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura), que beneficia al sector rural, agropecuario, forestal y pesquero del país. Por ejemplo, en Chiapas se están implementando sistemas de riego mediante bombeo tradicional, que es propulsado por energía fotovoltaica.

También ya existen esquemas para transporte público limpio, y debido a que México forma parte del conocido Cinturón Solar, se sigue buscando financiamiento para explotar la zona con la creación de energía limpia a través del sol.

Invertir en Bonos Verdes es el futuro.

Si los países que durante décadas han basado sus economías en el petróleo, han empezado a mutar su principal fuente de ingresos a inversiones para obtención de energía limpia, es un claro y fuerte indicador que el camino a seguir es la sostenibilidad, la tecnología verde y un futuro en el que ya no se dependan de los combustibles fósiles.

En nuestro país, aunque algunas políticas parecieran inversas y pinten un camino incierto hacia la economía verde, la realidad es que, desde hace años distintos grupos de inversión privada han iniciado la construcción de un porvenir sustentable. La energía limpia en México es lo que sigue.

La ubicación privilegiada de nuestro país (de la que se habla mucho), permite la exploración de diversos tipos de proyectos para la obtención de energía limpia. Desde la solar hasta la marítima, sin dejar de lado la geotérmica, la eólica o la biomasa.

Dato curioso: El municipio de Tlahualilo, Durango tiene el potencial de producir energía a través de biomasa, ya que en los establos de proveedores vacunos se produce suficiente desperdicio para este proceso.

Energía Limpia en México

Cada estado ha logrado aprovechar su territorio y recursos de diversas maneras, aun cuando la solar y la eólica destaque entre las demás, esto es lo que produce en la actualidad:

En el norte: Chihuahua (solar), Baja California Norte y Sur (energía solar y eólica), Sonora (solar), Coahuila (solar), Zacatecas (solar), Nayarit (hidráulica), Sinaloa (hidroeléctrica), Durango (solar y calor), San Luis Potosí (eólica), Veracruz (energía hidráulica y biocombustible), Tamaulipas (eólica), Nuevo León (eólica).

Al centro: Jalisco (eólica y solar), Aguascalientes (solar), Guanajuato (eólica y solar), Querétaro (solar), Hidalgo (solar y eólica), Colima (eólica y geotérmica), Michoacán (geotérmica), Estado de México (solar), Tlaxcala (solar), Puebla (solar e hidráulica), Morelos (solar).

Al sur: Guerrero (eólica), Tabasco (hidráulica), Chiapas (hidráulica), Oaxaca (eólica), Campeche (solar), Yucatán (eólica y solar), Quintana Roo (eólica, solar e hidráulica).

Otro dato curioso: Michoacán es el único estado que obtiene el 100% de su energía de manera limpia.

Al hacer esta revisión nos damos cuenta que vamos muy avanzados. Pero como siempre, será cuestión de que estos pioneros, y otros empresarios resilientes, aquellos atrevidos en invertir, sigan siendo punta de lanza para construir ese anhelado mañana verde, lleno de posibilidades con energía limpia en México.

El impacto social, ecológico y el gobierno corporativo, conocido por sus siglas en inglés como ESG ('environmental, social and governance'), es utilizado para referirse a tres factores a evaluar para determinar el futuro financiero y el desempeño de las compañías a largo plazo (retorno y riesgo).

Este término financiero ha empezado a utilizarse en Latinoamérica para referirse también a las inversiones socialmente responsables (SRI, por sus siglas en inglés 'socially responsible investing'; ISR, en español), que de la misma manera consideran la rentabilidad y el impacto social o medioambiental de un proyecto.

A los fondos de inversión que siguen cualquiera de estos dos criterios se les llama fondos responsables. Estos fondos, que aplican estos criterios como parte de la evaluación de una empresa, han estado disponibles desde el 2000. Los países que destacan en la creación de este tipo de fondos son Francia, Reino Unido, Suiza, Bélgica y Alemania. Moviendo a nivel mundial alrededor de 300 000 millones de euros.

La principal diferencia entre los ESG y los ISR, es que en el caso de las inversiones socialmente responsables, la rentabilidad a veces cobra más importancia que la responsabilidad social.

Criterios analizados por las ESG

ESG, Foto de Leah Kelley en Pexels

“Environmental” (Ambiental). Trata sobre el impacto ambiental de una empresa. Cuántos y qué tipo de gases emite, como afecta o contribuye a la biodiversidad, como maneja sus desechos, como maneja el agua, si utiliza energía limpia, contribución al cambio climático, etc.

“Social” (Social). Hace un análisis de los derechos humanos de sus empleados, la protección al consumidor, la diversidad, la inclusión y el cuidado de los animales.

“Governance” (Gobierno corporativo). Se refiere a las manejos del equipo corporativo. Estudia a la junta directiva, a los inversionistas, las relaciones entre empleados e investiga las responsabilidades de todos los que conforman una empresa.

La importancia de los ESG para Fortaleza Energy

Estos criterios son importantes para Fortaleza Energy, porque garantiza una inversión sostenible, es decir, una inversión que considera no sólo los ingresos y ahorros que pueda tener a largo plazo, si no que además busca el beneficio social, ecológico y laboral de quienes participan en un proyecto.

No hay duda de que ser sostenible, ser verde, ser innovador, son objetivos a corto y mediano plazo, que personas y empresas persiguen. Te presentamos las tendencias globales en sostenibilidad de las que se está hablando en 2021

Las tendencias globales en sostenibilidad marcan que hacer una transición a energía renovable, es uno de los primeros y más visibles hitos en esa carrera. A la par de la generación de fuentes de electricidad limpias, hay otras tendencias a las que las compañías deben prestar atención, para asegurar su éxito. No solo para mejorar sus proyectos, si no para invertir en ellas a futuro también.

Innovación Verde

Ser sostenible no se limita a la utilización de energía renovable. Las empresas deberán evaluar el total de su operación para encontrar oportunidades de innovación verde.

Desde mejora de la producción con tecnología de punta, hasta un ambiente de trabajo en comunidad, sin dejar de lado la contribución social que la empresa pueda dejar.

Reducción de Emisiones

La tendencia por contabilizar, visibilizar y concientizar sobre las emisiones de las empresas sigue en crecimiento. Las personas exigen que las empresas se hagan responsables por los desechos y la huella de carbono al producir.

Es vital conocer el estado actual, para luego buscar soluciones a ese impacto ambiental antes de que multas, impuestos y el escarnio social los alcance.

Otras fuentes de energía limpia, según la región

tendencias globales en sostenibilidad

Una de las tendencias globales en sostenibilidad de mayor alcance serán las fuentes de energía según su ubicación. Entendiendo el impacto ambiental, conectando con las zonas y entendiendo cómo funcionan las tecnologías de generación de energía limpia, las regiones empezarán a encontrar soluciones adecuadas a su entorno. Soluciones que no intervendrán con la naturaleza, al contrario se adaptarán a ella para aprovecharla.

Veremos más opciones basadas en tiempo de exposición solar, el viento, energía del mar y energía geotérmica.

Economía de La Basura

Durante años se ha hablado de la economía circular y la economía de la basura. Habrá empresas que se dedicarán a encontrar oportunidades de negocio en recolectar, aprovechar, reparar, limpiar y reutilizar productos que hasta ahora se consideran de desecho.

Diversificación de las empresas productoras de energía tradicional

Cuando se habla de “dejar de utilizar fuentes no renovables y contaminantes”, muchos piensan en el desempleo que puede generar. Para que estas corporaciones no mueran, es vital que hagan esfuerzos por la diversificación, considerando opciones de tecnología verde, como biorefinerías, formas de explotación del gas natural y el reciclaje.


Como conclusión durante los próximos años deberemos estar observando al mercado, la demanda de los consumidores y la exigencia global por mejorar la situación de crisis ambiental en la que nos encontramos. En este punto, ya no hay vuelta atrás, debemos invertir en el futuro como una de las tendencias globales en sostenibilidad.

Acelera la transición energética

¿Estas listo para comenzar?

agenda una llamada con un asesor especializado.
Agendar una cita
Podrás elegir el horario de tu conveniencia.
crossmenu